Block title
Block content

#Épica | HAZAÑAS DEL DISEÑO ARGENTINO 1960 - Parte 2

Imagen de ida_admin

“ÉPICA: hazañas del diseño argentino” es un programa curatorial multiformato que revisa un siglo de historia a través del acervo de Fundación IDA y archivos invitados. Esta es la segunda entrega del capítulo “1960” que aborda la consolidación del diseño, el cambio de tecnologías y materiales, y los vínculos con las nuevas manifestaciones artísticas.  

#ÉpicaEfeméride | Golpes militares + Asunción Frondizi
El 1º de mayo de 1958 asumió la presidencia Arturo Frondizi (1958 ‐ 1962) proveniente de la Unión Cívica Radical Intransigente. El triunfo fue favorecido por un pacto político con Juan Domingo Perón (exiliado en ese momento en Venezuela). Su ges­tión, junto con el asesor Rogelio Frigeiro, impulsó el modelo denominado "desarrollismo" a partir de la integración del agro, la minería, las ciencias y la industria. El modelo, como continuación de la "sustitución de importaciones" planteada durante el gobierno peronista, tuvo un marcado fomento a la industria pesada y el petróleo. En 1958, por me­dio de una ley san­cio­na­da en el Con­gre­so, es­ta­ble­ció que los ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo y gas argentinos y la pla­ta­for­ma sub­ma­ri­na eran “bie­nes ex­clu­si­vos, im­pres­crip­ti­bles e ina­lie­na­bles del Es­ta­do na­cio­nal”. A su vez, buscó encender el entusiasmo patriótico en contra del imperialismo, a través de la celebración de los 150 años de la Revolución de Mayo con la recordada Feria-Exposición del Sesquicentenario (1960). 
Desde 1958 a 1962, Frondizi sufrió 26 enfrentamientos militares y seis intentos golpistas. Esta inestabilidad impactó en la economía con la caí­da de las exportaciones y provocó el au­men­to de la importación de insumos. El 28 de marzo de 1962, ante la negación de la renuncia del presidente Frondizi, fue apre­sa­do por las fuerzas militares y en­via­do a la is­la Mar­tín Gar­cía. La figura de Frondizi y sus ideas impactaron en los medios de comunicación de la época, tanto durante su mandato como luego de su derrocamiento. La portada del Nº34 de la revista Tia Vicenta (1958) mostraba, a partir de una caricatura realizada por Juan Carlos “Landrú” Colombres, un “estudio antropomórfico” del candidato a presidente. Luego de ser derrocado, la revista Time dedicó en 1962 una edición con el título “Fracaso de la democracia en Argentina”. Por su parte, Frondizi publicó Petróleo y Nación (1963), en el que reiteró sus ideas argumentando la importancia de los hidrocarburos en el mapa político y económico internacional.

Con la llamada Revolución Argentina que forzó a la renuncia del presidente Arturo Illía (1963 - 1966), Juan Carlos Onganía (1966 - 1970) tomó el poder. Con medidas económicas que liberaron los mercados, comenzaron las huelgas y reclamos del sector obrero y estudiantil. El 29 de julio de 1966 se produjo la primera avanzada de las fuerzas militares al sector académico que reprimió las protestas que abogaban por la Reforma Universitaria (1918) —la autonomía institucional ante el poder político—. En La noche de los bastones largos cerca de 400 personas fueron detenidas en cinco facultades de la UBA y desalojadas por la policía federal quienes destruyeron instalaciones. En noviembre de 1968, durante un álgido contexto, el colectivo multidisciplinario Tucumán Arde, un grupo de artistas, periodistas y sociólogos, realizó acciones simultáneas en las sedes de la “CGT de los Argentinos” con el objetivo de denunciar la privatización de los ingenios azucareros tucumanos. El proyecto incluyó afiches urbanos, anuncios en los medios, y la exhibición de la 1º Bienal de Arte de Vanguardia en Rosario y en Buenos Aires (clausurada el mismo día de la inauguración). Entre sus miembros se encontraban Aldo Bortoloti, Jorge Carballa, Graciela Carnevale, Noemí Escandel, León Ferrari, Roberto Jacoby, Rubén Naranjo, Margarita Paksa, Eduardo Ruano y Pablo Suárez.

Un año después, el 29 y 30 de mayo, sucedió el Cordobazo, una protesta obrera-estudiantil que tuvo lugar en la ciudad de Córdoba, repudiando los asesinatos de la dictadura y en defensa de las fuentes de trabajo. Las columnas sindicales que marchaban por las calles fueron detenidas por la policía para evitar el avance al centro urbano, mientras provocaron el asesinato de un delegado. Otra lucha fue el Mendozazo, que se dio el 4 de abril de 1972 en Cuyo, con el enfrentamiento de productores agropecuarios, obreros, maestros y estudiantes con la policía. 15.000 personas se organizaron para reclamar en la Casa de Gobierno. La represión policial con los carros hidrantes “Neptuno” bañaron a los manifestantes con agua teñida para poder identificarlos, provocaron varios muertos y cientos de heridos, obligando a la renuncia del Gobernador.

#ÉpicaContexto | Ferias industriales y pabellones
Las ferias industriales y de promoción política, influenciadas por las exposiciones internacionales, comenzaron a modernizarse a partir de los 5o por medio de la racionalización constructiva de los pabellones y la aplicación de publicidad a gran escala. Comenzada la década del 60, se realizó en el barrio de Recoleta la mega Exposición Nacional del Sesquicentenario (1960) construida a partir de materiales industriales y el uso virtuoso del hormigón armado, que dejó el terreno para la creación del Centro Municipal de Exposiciones. En el sector de promoción comercial, algunos eventos como la Exposición Internacional de Ganadería, Agricultura e Industria realizada en el predio de La Rural en Palermo, reunieron a empresas que financiaron la construcción de megaobras proyectadas por los estudios de arquitectura y diseño.  

La agencia Agens, cautiva de Siam Di Tella, fue una de las más arriesgadas en generar experiencias. En su concepción, “el stand vende productos, imagen y transmite mensajes al público”. Realizó numerosas intervenciones como el pabellón de Siam de 120 m2 en la Exposición Internacional de Ganadería, Agricultura e Industria de 1962. Diseñado por Héctor Compaired y Eduardo Joselevich recibió la máxima distinción por su planteo integral y la inclusión de un espectáculo audiovisual proyectado espacialmente. 

En la edición XXIII del año 1966, Amancio Williams proyectó el stand de Bunge & Born erigido entre columnas-paraguas que desplegaron una impactante tecnología material. El estudio de integración plural Diseñadores Asociados, en ese momento integrado por Gonzalo Arias, Silvio Grichener, Gregorio Gurevritz, Carlos Pujals y Héctor Compaired, realizó el local de La Junta Nacional de Carnes (por concurso) a partir de un sistema ensamblado de andamios y panelería.

Por su parte el Estudio Atelier —de los hermanos Ary y Amaury Brizzi — trabajó en arquitectura publicitaria destacándose por su valor plástico y resolución técnica. Concibió propuestas para las empresas IKA, Fiat, Junta Nacional de Carnes y Laboratorios Lepetit. Otra gran plataforma de experimentación fue la Exposición Internacional del Confort Humano, también realizada en La Rural. La primera edición (1969), la segunda (1971) y la tercera (1974) contó con más de 300 expositores y firmas que exhibieron amoblamientos y electrodomésticos para la casa, oficina, fábrica, transporte y esparcimiento modernos. En Confort I, se presentó La Casa del Futuro, una construcción original resuelta en plástico con forma de plato volador traída desde Finlandia. A  su vez, se premió a los stands: Conqueror, Siam Di Tella, Spar, Winco, Blainstein, Noblex Argentina y Gas del Estado. La campaña televisiva se enfocaba en la mujer como la principal consumidora.

Otras ferias de la época fueron: Hábitat, 1º Exposición de Materiales, técnica y arquitectura (1966), organizada por los egresados de la FAU (UBA) y realizada en el hall de la institución. Fue auspiciada por la SCA para crear un vínculo entre la universidad y la industria de la construcción y el equipamiento. En la misma línea, se montó la Expo ´69: la Construcción Hoy en Argentina (1969) en la Ciudad Deportiva Boca Juniors. En este contexto, en los 60 el arquitecto Osvaldo Pons proyectó el Complejo Ferial Córdoba, hito de la modernidad por el carácter simbólico de sus cúpulas y su calidad paisajística. 
El fenómeno de grandes construcciones donde la industria se integró fuertemente al diseño continuó hasta los años 70, momento en que se desestabilizó la economía empresarial.

#ÉpicaContexto | Arte para el consumo
En esta época las prácticas artísticas desbordaron los límites institucionales generando cruces de lenguajes, nuevos hábitos de consumo y la inclusión de los medios de comunicación. Por fuera de los museos y galerías, algunos artistas produjeron objetos, muebles y textiles para la comercialización en el ámbito de la decoración.

El precursor fue Edgardo Giménez, quien ideó, en sociedad junto a Delia Costa y el fotógrafo José Costa, Oveja Boba (1963 - 1966), un local de diseño en la calle Rodriguez Peña al 1200 (Recoleta) donde vendía piezas propias y de invitados con una impronta ligada al pop art: artesanías folk, muebles convertidos en esculturas y objetos con decoupage. Una mona lisa reversionada acompañaba la publicidad de la tienda. Luego creó Mordedura tierna, una boutique que funcionó en su estudio de la localidad de Olivos con propuestas grupales vinculadas al hipismo y al arte naif aplicado en piezas. La más destacada de las tiendas fue Fuera de Caja, Centro de Arte para Consumir (1969 - 1973), abierta luego del cierre del Instituto Di Tella. Ideada por la pareja Marta Bontempi-Jorge Romero Brest, Raquel Edelman y Edgardo Giménez, se ubicó en un pequeño local de la Galería Promenade en Recoleta. Las notas del momento titulaban: “Fuera de caja: la realización de un delirio” por la impronta inusual y vanguardista de los productos comercializados para el ámbito hogareño. Jorge Romero Brest contaba con una visión avanzada al señalar cómo el diseño invadía la vida cotidiana a través del refinamiento del gusto por medio de imágenes y objetos. 

El original local estaba ambientado como un gran display con entelados, espejos y prismas laminados, en el que se estimulaba a los artistas y a los consumidores a impulsar su imaginación creadora. Reunía obras dispares y exclusivas como prendas, telas, serigrafías, papel de carta, tapices, bijouterie y vajilla; así como tapices, vajillas, lámparas y muebles de Giménez. La serialización de los productos incluyó el uso de materiales como acrílico, laminados, neón, cerámica y vidrio donde se aplicaban imágenes psicodélicas bien coloridas. El último año de la tienda se transitó en la galería Bonino (con un homenaje a Alejandro Shaw), dirigiendo su actividad al diseño de espacios habitados con la filosofía de “hacer de la casa en que se vive una obra de arte”. Una de las creaciones más representativas es la serie de serigrafías pop de Giménez para Fuera de Caja. Este imaginario psicodélico logró reeditarse por gestión de IDA en colaboración con el diseñador Santi Pozzi y el serigrafista Cumby Giraudi en 2018. 

El vínculo creativo entre la dupla Brest-Bontempi y Gimenez se cristalizó en la decoración del departamento de calle Parera en Buenos Aires y culminó con la construcción de la “Casa azul” (1971 - 1972) ubicada en City Bell, La Plata. Esta residencia fue proyectada como una gran escultura habitable en el medio del campo. Una obra emblemática que fue publicada por Pierre Restany en Domus e hizo que Giménez formara parte de la exposición Transformations in Modern Architecture (1979) en el MoMA.

#ÉpicaContexto | Arquitectura y Diseño en las Universidades
La creación de las carreras proyectuales desde los 50 abrieron camino a la profesionalización del diseño en nuestro país. Arquitectos y diseñadores introdujeron ideas arriesgadas para la formación de estas currículas y generaron redes profesionales. Tomás Maldonado fue uno de los grandes impulsores del diseño en Argentina. Si bien produjo desde los 40, a partir de su trabajo en la HfG de Ulm (1954 - 1964) —primera escuela de diseño científico-tecnológico en el que compartió saberes con Max Bill—, elaboró teorías modernistas sobre el diseño y la comunicación visual. A diferencia de la Bauhaus, ligado a las artes aplicadas, la Ulm materializó la idea de la Gute Form y proyectó al “hombre del futuro”. Estas ideas, circularon en publicaciones y por cartas de Maldonado hacia sus colegas argentinos quienes las asimilan en tiempo récord.

El primer hito sucedió en Mendoza: en 1958 se fundó la Carrera de Diseño, a partir del Departamento de Diseño y Decoración en la Escuela Superior de Artes de la UNCuyo, impulsada por Abdulio Giúdici, y la pareja César Jannello y Colette Boccara. Pionera en Latinoamérica junto con la de Río de Janeiro, estuvo marcada por las corrientes artísticas no figurativas y el estudio morfológico. Entre 1962 y 1966 tomó la dirección Samuel Sánchez de Bustamante (miembro del grupo Austral) quien, junto a su pareja, una de las primeras arquitectas argentinas Beatriz Penny Cánovas, crearon cátedras de Visión, talleres de diseño y programaron actividades de extensión. En 1960 en Santa Fe se formó el Instituto de Diseño Industrial (IDI) en la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Arquitectura de la UNR. Fue dirigido por Jorge Vila Ortiz (1962 - 1989) y Enzo Grivarello (1989 - 2003). Una experiencia avanzada con laboratorios, publicaciones, traducciones de textos internacionales. 

El IDI tuvo un perfil muy “Ulm” al vincular la universidad con la industria. El mismo año, en Mar del Plata, Alberto Emilio Torres fundó la Escuela de Artes Visuales, hoy conocida como Escuela de Artes Visuales Martín A. Malharro. En 1966 se inició la carrera de Diseño Gráfico. Allí fue docente Nicolas Jiménez, quien formó parte de Agens y dirigió en los 70 el Departamento de Diseño Gráfico y Publicidad de la EPA, y se formaron diseñadores como Alberto Potenza y Juan Gatti. En 1963, en la Escuela Superior de Bellas Artes (ESBA) de la Universidad de La Plata, se estableció la carrera de Diseño bajo la dirección de Daniel Almeida Curth. Se especializó en dos ramas: Diseño en Comunicación Visual y Diseño Industrial, en un modelo de enseñanza con perfil técnico, productivo y cultural. El platense Jorge Pereira, diseñador y artista concreto, fue profesor de la Cátedra de Diseño de Comunicación Visual (1969 - 1975). 

La enseñanza de la arquitectura ligada a las Beaux Arts, se renovó abrazando al Movimiento Moderno en una visión integral del diseño. La Escuela de Arquitectura de Tucumán (1939) fue creada dentro de la Facultad de Ingeniería y en 1952 se independizó como Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNT. Con las ideas de profesores como Horacio Caminos, Eduardo Sacriste y Jorge Vivanco, la currícula incorporó el sistema de talleres y la teoría-práctica del urbanismo. En el marco del Plan Quinquenal peronista, se construyó la Ciudad Universitaria Eva Perón. Con una escala demencial de 18.000 hectáreas se convirtió en un gran centro de creación que incluyó viviendas para profesores y estudiantes.

En San Juan, dentro del Departamento de Arquitectura y Urbanismo de la Facultad de Ingeniería, Ciencias Exactas y Naturales de la UNCuyo, José Carrieri llevó adelante el Taller de Plástica I, II y III (1956 - 1971) y Leonor Rigau la cátedra de Color (1959 - 1965). El taller de Carrieri se centró en el estudio de la forma con ejercicios sobre el plano bidimensional y la textura; el espacio tridimensional y virtual, el efecto del tiempo a partir de la luz. Su visión adelantada, como discípulo del escultor abstracto ruso Antoine Pevsner, impactó en esta carrera proyectual.

La Facultad de Arquitectura y Urbanismo (1954) de la Universidad Nacional de Córdoba formuló un nuevo plan de estudios en 1956 con una visión humanística. La influencia de las teorías urbanísticas de los CIAM se dio por la incorporación de profesores italianos como Enrico Tedeschi y los urbanistas Lázaro Devoto y Ernesto La Padula. En los 70 se incluyó el “Taller Total” a la carrera, una experiencia pedagógica a través de Ciclos, Áreas y Campos de conocimiento articulados.

A partir de 1957, ingresaron corrientes modernizantes a la Facultad de Arquitectura (1948) de la UBA a través de diferentes sistemas de departamentos. En el área de Visión profesores como Gastón Breyer, Alberto Le Pera, Carlos Méndez Mosquera y Rafael Onetto introdujeron la idea de laboratorio en las que se combinaba técnica con artesanado y se trabajaba sobre la forma. 

En 1961, por iniciativa de Tedeschi como decano y proyectista, se abrió en la Universidad de Mendoza la primera Facultad de Arquitectura y Urbanismo provincial en un edificio destacado por su arquitectura moderna. Tedeschi también se involucró en los 50 con el plan urbanístico de la Ciudad Universitaria de Tucuman y fue profesor en la UNC. 

#ÉpicaContexto | Indumentaria y textil de vanguardia 
El fenómeno del arte aplicado en textiles y prendas tiene referentes como Mary Tapia, Dalila Puzzovio y Charlie Squirru. Su visión integral les permitió aplicar técnicas experimentales a la indumentaria creando piezas innovadoras. 

La diseñadora Mary Tapia (Tucumán, 1934 – Buenos Aires, 2011) aunó en sus prendas  elementos del vestir europeo con un rescate de fibras autóctonas y estampas de arte precolombino, convirtiendo sus piezas en emblemas del “glam criollo” o el “folk nacional”. Perteneciente a un grupo de artistas de la neovanguardia porteña, presentó sus colecciones en espacios tan distintos como la galería El Laberinto (1966), los baños del gimnasio Colmegna (1967) —un delirante evento realizado al borde de una pileta donde desfilaron modelos y deportistas— y el CAV del ITDT, en su desfile consagratorio Prêt-à-porter Pachamama (1969). En la invitación al evento, que se desarrolló como un happening, Tapia declaró: “crear una moda argentina se convirtió en mi obsesión”. Consciente de sus orígenes y fascinada en su niñez de los carnavales norteños, concibió sus prendas con textiles artesanales propios del norte argentino y otros países de Latinoamérica, como el “Ao Po’i” y el barracán, con la intención de proponer una moda regional frente a las tendencias extranjeras. Abrió su propio negocio en la exclusiva galería Promenade. Exhibió sus prendas en París y recibió la Tijera de Oro y de Plata de la Cámara Argentina de la Moda y el Premio Konex de Platino.
 
Dalila Puzzovio (Buenos Aires, 1945) y Charlie Squirru (Buenos Aires, 1934) son una de las parejas más explosivas de la generación Di Tella. Transitaron múltiples formatos y utilizaron el diseño textil y la indumentaria como nuevas formas de expresión. En 1965, realizaron una intervención urbana con el poster-panel “¿Por qué son tan geniales?” junto a Edgardo Giménez, marcando un punto de inflexión en el arte pop con la inclusión de sponsors. Durante su estadía en Nueva York en 1969, crearon más de 200 patrones para estampados en tela —con elementos de la cultura objetual doméstica como floreros, mates, y elementos de la ecología, el espacio y los minerales—, utilizados por diseñadores como Oscar de la Renta y Calvin Klein y reeditados en Italia y Japón por la revista Vogue. De vuelta en Argentina, en el ámbito audiovisual idearon el vestuario del film Psexoanálisis (1968) y del programa televisivo Con sabor a Pinky (1977), entre otros. También concibieron la dirección de arte de numerosas campañas de moda. Puzzovio desarrolló las colecciones de tejidos prêt-á-porter Dalila, Forestal y Homenaje a Urano en Escorpio que se comercializaron en Madame Frou-Frou. Además, realizó el tricot precolombino (c. 1970 - 1972) de la línea campesino-urbana en lana de colores. En este tejido, vinculó la colorimetría del arte pop con figuras prehispánicas.

Madame Frou-Frou, de Rosa Bailón, se instaló en la Galería del Este y fue una tienda excéntrica ambientada con los dibujos de Daniel Melgarejo. Las propuestas únicas que allí circulaban se completaban con las intervenciones de la diseñadora y artista textil Medora Manero (Buenos Aires, 1920 - 2011). Manero, trabajó con gasas y sedas naturales, realizó vestidos de algodón de estética psicodélica y, a partir de 1967, comenzó a transformar los barracanes blancos tejidos y el picote en originales abrigos. Así, recuperó textiles artesanales y de impronta hippie en un contexto de efervescencia cultural. El local Etcétera, con una decoración extravagante de paredes negras y muebles con patas de serpiente —concebidas por Juan Stoppani y Alfredo Arias— vendía los objetos que los artistas del Di Tella no podían comercializar en el instituto: los huevos de Margarita Paksa, los chokers de Juan Gatti, las plataformas y sweaters de Dalila Puzzovio y los cinturones de la pareja de diseñadores Delia Cancela y Pablo Mesejean quienes aunaron la moda con las artes plásticas a partir de un lenguaje poético y desarrollaron su carrera en Londres y París.

#ÉpicaDestacado | Instituto Torcuato Di Tella
El Instituto Torcuato Di Tella (ITDT, 1958 - 1970), conocido como “el Di Tella”, fue una institución cultural y educativa de la empresa metalmecánica Siam Di Tella, creada por Guido y Torcuato Di Tella para homenajear a su padre. Transformado en fundación, seguía la tradición filantrópica del fundador de Siam, al respaldar a intelectuales, artistas y diseñadores de diferentes disciplinas. 
Tuvo dos sedes porteñas con marcados perfiles: en la calle Virrey del Pino 3230 y en la calle Florida 936. El ITDT fue pensado para modernizar la producción cultural argentina a través de diferentes centros de investigación especializados. En Virrey del Pino: el Centro de Investigaciones Económicas (1960) y el Centro de Investigaciones Sociales (1963). En Florida: el Centro de Experimentación Audiovisual (CEA, 1963), dirigido por Roberto Villanueva; el Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales (CLAEM), a cargo de Alberto Ginastera y la participación activa de Fernando von Reichenbach; y el Centro de Artes Visuales (CAV), liderado por Jorge Romero Brest. Desde estos núcleos se organizaron festivales, exposiciones, coloquios, becas y otra serie de estrategias que se articulaban con institutos, museos y distintos organismos públicos y privados. 

En la sede de Virrey del Pino se reunían académicos e intelectuales para investigar y debatir. Entre 1965 y 1971, parte de los resultados de esas investigaciones se difundieron en la Revista Latinoamericana de Sociología y en publicaciones de la Editorial del Instituto. La sede de Florida, epicentro de la “manzana loca” junto a la Galería del Este, fue un espacio clave para la experimentación artística e intelectual del momento, impulsado por la fusión de sistemas norteamericanos con contenidos locales. El espacio —que tuvo su auge entre 1965 y 1970— contaba con salones de exposiciones y un auditorio para obras de teatro y recitales donde pasaron artistas e intérpretes como Norman Briski, Nacha Guevara, Alfredo Arias, Iris Scaccheri, Ana Kamien, Marilú Marini y Les Luthiers. Dinamizado a partir de los premios nacionales e internacionales que se exhibían en el instituto, el CAV fue testigo de las tendencias de las neovanguardias (como el neofigurativismo y el arte pop). Algunos de los artistas que pasaron por allí fueron Antonio Berni, Jorge de la Vega, Juan Carlos Distéfano, León Ferrari, Edgardo Giménez, Gyula Kosice, Julio Le Parc, Marta Minujín, Dalila Puzzovio, entre otros. Las piezas artísticas se destacaban por la experimentación con materiales múltiples, el uso de la tecnología, la disrupción conceptual y la incomodidad que generaba en el público, atraído por estas propuestas rupturistas. 

Resuenan obras como el enorme huevo de 4 metros de altura de Federico Peralta Ramos —Premio Nacional de 1965—, o las Dobles Plataformas —Premio Internacional de 1967— de Dalila Puzzovio quien convirtió la obra de arte en una experiencia de consumo a partir de la asociación con la zapatería Grimoldi. Quizás las más recordadas son las intervenciones de Marta Minujín, pionera del arte pop y de las experiencias efímeras, quien exhibió la instalación laberíntica La menesunda (1965) —utilizando heladeras y televisores de Siam— y la obra tecnológica multimedia Simultaneidad en Simultaneidad (1966). Dentro de las exposiciones, recordamos algunas como el 1º y 2º Concurso Nacional de Diseño Industrial organizados junto al CIDI (Centro de Investigación del Diseño Industrial); y La fiesta del afiche (1969), realizada por el 40º aniversario de la Compañía Meca en el ITDT.

El ITDT contó con un departamento de diseño interno a cargo del artista y diseñador Juan Carlos Distéfano quien desarrolló junto a Rubén Fontana, Juan Andralis y Norberto Coppola, Carlos Soler y Juan Carlos Indart, el diseño de comunicación integral de piezas gráficas y editoriales como programas, catálogos, long play y afiches públicos. A partir de la experimentación en los procesos de impresión, la fotografía (de artistas como Humberto Rivas), y el uso de la tipografía con valor de imagen, lograron un sistema coherente y diverso: mantuvieron los formatos y jugaron con las estrategias visuales. En su sistema, se filtraron las tendencias artísticas del op art y la síntesis gráfica. Esto constituyó un hecho pionero en el país al aplicar una estrategia de identidad corporativa a una institución cultural.

El final del Di Tella se precipitó con la censura del gobierno militar de Onganía —en la muestra colectiva Experiencias 1968—. Ante el contexto político violento, varios centros del ITDT debieron cerrar sus puertas. La sede de Florida del Instituto se mantuvo hasta abril de 1970.

#ÉpicaDestacado | Visconti, Marotta, Wells
En esta década, el textil es protagonista al presentar nuevas sinergias entre los procesos artesanales e industriales, aplicados a los interiores y al equipamiento. Los diseñadores experimentaron con variedad de materialidades y crearon piezas híbridas entre saberes ancestrales y estrategias de diseño modernas. Los referentes de este período, distinguidos con premios nacionales o internacionales, fueron las firmas Visconti, Interieur Forma, Estudio CH, Stilka.

Visconti y Cia. (1935) fue fundada por José Visconti y continuada desde los 50 por su hijo Josué “Coco” Visconti. Con un perfil multifacético, la empresa combinó el diseño textil para tapicería y cortinados —realizados con telares manuales y mecánicos—, con la comercialización de muebles y objetos decorativos. Sus servicios abarcaban el mobiliario, la decoración y la ambientación organizada a través de una oficina técnica de diseño. Durante los 60, en la firma colaboraron distintos profesionales como la pareja y socia de Josué, Haydée Visconti (estampas y bordados), Horacio Sala (muebles), Vicente Marotta (lámparas y objetos decorativos) y Margarita Marotta, quien comenzó en el diseño de muebles a pedido y luego diseñó estampas para tapices y para el hogar. Los productos de Visconti obtuvieron reconocimientos nacionales e internacionales, como el Gran Premio Sólido de Plata y el Primer Premio Sólido de Cobre del CIDI y la Medalla de Bronce Exempla (Alemania). 

La empresa participó de varias muestras como la Exposición Internacional del Diseño Industrial (1963) en el Museo de Arte Moderno; en el Centro de Artes Visuales del ITDT (1964); III Muestra del Entorno (1968); Argentina en el Diseño industrial (1970) y Exempla 72 (1972) curada por Basilio Uribe, donde recibió una mención especial la pieza “Recife”, realizada en una mixtura de 9 hilados. 

Fomentada por la ebullición formal de la época, la diseñadora textil Margarita Marotta (Buenos Aires, 1935) creó piezas con motivos serigráficos artesanales sobre tejido de telar industrial. Formada en Francia en el oficio del estampado artesanal textil “a la lionesa”, experimentó con composiciones a partir de pequeñas matrices superpuestas sobre tela; un modo innovador que ofrecía piezas únicas también en el color. Entre otras piezas destacadas —ideadas, en ocasiones, junto a su pareja el ceramista Vicente Marotta— se encuentra “Papillons”, producida por Visconti y ganadora del primer premio del CIDI (1967). Elaboró textiles para Delia Cancela y Pablo Mesejean; para la firma Stilka, donde se destacan los realizados para la Embajada de la India; y para el artista Pérez Celis.

La empresa Wells S.A. (conocida como Casimires Wells) fue creada en los 60 por inmigrantes de tradición en el sector textil. Contó con ingenieros cualificados empleando hasta 500 personas. Oscar Adot (padre del diseñador Laurencio Adot) comenzó a trabajar allí en 1965 luego de formarse en Ingeniería Textil en EE.UU. A fines de los 60, con 29 años, fue gerente general.
La empresa se estructuró en áreas de hilandería, tintorería y tejeduría con acabados a facon, incluyendo un departamento de diseño. A través de tecnología de fibras de recursos animales como la llama, la vicuña y el guanaco (“descerdado”) añadieron una ventaja competitiva realizando por primera vez tejidos de casimir argentino, junto a la alpaca. La estrategia integral de Wells tenía como finalidad la calidad superior, sumado a una imagen de empresa multinacional con dos sociedades en Milán y Londres. Llegó a exportar sus productos a España y a grandes marcas internacionales (Dior, Ives Saint Laurent y Pierre Cardin). No sólo era una fábrica, sino que se exhibía como un departamento de creaciones. Esta imagen se completaba con los propios empleados: desde los ingenieros hasta los gerentes de venta vestían elegantemente. A través de muestrarios, Ventas Wells enviaba tejidos a 2000 sastres en toda la Argentina.

#ÉpicaDestacado | Córdoba gráfica
Durante los años 60, los Servicios de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba (SRT) contaron con un Departamento de Arte. Este hecho, aún no revisado en la historia del diseño argentino, permitió proyectar un diseño integral del multimedio dando como resultado un conjunto de piezas y objetos de la calidad del ITDT. El equipo se ocupaba de la cartelería, las piezas de comunicación y la publicidad, el diseño de marcas (como el logotipo del Canal 10), las “placas” de cada producto audiovisual hasta la escenografía de los estudios. En sus diseños, se destaca la influencia del clima pop a partir de piezas lúdicas y una síntesis gráfica geométrica. Dado por diferentes necesidades comunicacionales, la gráfica ditelliana se destacó por su valor formalista y la del SRT además por el juego semántico y por una bajada creativa y humorística.

El departamento fue dirigido primero por Víctor Viano y luego por Miguel ”Cachoíto” De Lorenzi. En distintos años trabajaron referentes locales como Lorenzo Amengual, Mario Eskenazi, Raúl Pascuali, Luis Siquot. Proporcionando imágenes, colaboró el fotógrafo del Canal Olkar Ramírez. La TV, como medio incipiente daba sus primeros pasos y exigió al grupo experimentar en la práctica para consolidar el oficio y la creatividad con aportes de diferentes vertientes, como las prácticas de Viano en la BBC, las de De Lorenzi en Italia, así como el vínculo interpersonal con algunos de los diseñadores del ITDT.

Al mismo tiempo, el departamento fue un semillero creativo para los jóvenes cordobeses que lo integraron. Muy pronto, comenzó a repercutir la labor del grupo. El diseño de SRT fue publicado en el anuario inglés Tv Graphics (c. 1964). A partir de allí, las carreras de los profesionales se dispararon. Lorenzo Amengual como diseñador en IKA (para la revista Gacetika), y luego como creativo publicitario en Cícero y otras instituciones; Victor Viano emigró a Venezuela y luego desarrolló su carrera como diseñador en el mundo editorial en Madrid; De Lorenzi se formó en Italia y luego trabajó como editor en medios gráficos cordobeses y como director de arte de La Voz del Interior; Raúl Pascuali, como diseñador de la escena alternativa teatral (con el grupo La Cubana) y docente en Barcelona. Por su parte, Mario Eskenazi —heredero del diseño geométrico presente en SRT— obtuvo el Premio Nacional de Diseño en España y se dedicó a la identidad corporativa para proyectos privados y públicos, como el Transporte Metropolitano de Barcelona; Luis Siquot, vivió y trabajó en Brasil, Alemania y España y se especializó en el diseño de fuentes tipográficas.

#Épica #OpiniónExperta | Carrascal + García
Maria Laura Carrascal es Licenciada en Bellas Artes y doctoranda en la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. Profesora Titular en Introducción a las Artes en la misma casa de estudios. Ha centrado sus investigaciones en el campo del arte y de la moda y ha curado muestras vinculadas a su disciplina de estudios. Es miembro de la Asociación Argentina de Críticos de Arte e integra la Comisión Académica de la Carrera de Especialización en Diseño Estratégico para la Innovación del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la UNR. El próximo mes dialogaremos con María Laura sobre la moda joven en los 60, indagando en los artistas y diseñadores que pasaron por el ITDT y la Galería del Este.

Fernando García es periodista y crítico cultural, magíster en Historia del Arte Argentino y Latinoamericano por IDAES-UNSAM. Trabajó para distintos medios gráficos como Clarín (1994-2012), La Nación (desde 2017) y El Pais (desde 2007) y en radio (Metro y Cultura). Fue programador de música y extensión cultural en el Malba, y en la actualidad en el Centro Cultural Kirchner. Ha dictado seminarios y conferencias en instituciones y universidades de todo el país. Publicó libros como Los Ojos, vida y pasión de Antonio Berni (2005), Conversaciones con León Ferrari (2008) y Marta Minujín: los años psicodélicos (2015) y, recientemente, El Di Tella: Historia íntima de un fenómeno cultural (2021). Durante septiembre, conversaremos con él sobre el movimiento pop de los 60, el impacto del ITDT en la escena cultural y la relación con el diseño gráfico e industrial.

EXTENSIÓN Trimarchi en IDA
Desde hace 20 años TRImarchi es el encuentro internacional de diseño más convocante de Latinoamérica. Cada edición, realizada en Mar del Plata, atrae a más de 8.000 personas. Además de conferencias originales, organizan de forma activa talleres, exposiciones, eventos de ocio y cultura, ferias y convocatorias a estudiantes y profesionales. Desde 2017 crearon el Club Tri, un espacio de gastronomía, ocio y cultura que realiza eventos de música, arte, diseño y actividades para curiosos con una programación anual. En torno a estas acciones sostenidas, Trimarchi creó la comunidad más efervescente y joven del diseño argentino desde donde se cocinaron varias de las nuevas tendencias. Recientemente, ingresó a IDA el fondo TRImarchi con piezas gráficas, notas de prensa, publicaciones, merchandising, vinilos y CD, entre otros objetos que conforman el universo creativo de este evento cultural. Desde el enfoque plural y transdisciplinar de sus integrantes y en sintonía con IDA, sumamos fuerzas y pensamos en conjunto nuevos proyectos que iremos compartiendo próximamente.

EXTENSIÓN Fábrica de Alfombras de Catamarca
A partir de un convenio de colaboración institucional, Fundación IDA genera una alianza con la Fábrica de Alfombras de Catamarca perteneciente al Ministerio de Cultura y Turismo de la provincia. La institución elabora de forma artesanal, desde hace casi 70 años, alfombras con la técnica de nudos realizados a mano en telar vertical. A su vez, produjeron para firmas como Dándolo y Primi y cuenta con piezas de autoría inédita de Alberto Churba, Emilio Pucci, Lucrecia Moyano y otras figuras. Única en su tipo, confecciona verdaderas obras de arte textil.

El extenso programa de cooperación incluye una consultoría estratégica por parte de IDA en el perfil de producción y de comercialización y la valorización de los trabajos actuales, así como una investigación histórica coordinada por Constanza Martinez (gestora de patrimonio textil en IDA). En la visita, se realizó una capacitación intensiva a 20 integrantes de la empresa desde el oficio del diseño y se rescataron 2000 cartones originales para alfombras (que se encontraban en peligro por su conversación). Por su parte, la empresa donó 100 diseños emblemáticos a la fundación, además de alfombras originales de diferentes períodos. En este primer encuentro institucional, comenzamos con la filmación de un documental con la colaboración de Mariel Bomczuk (producción general) y Marcelo Luna (cámara). A su vez, esbozamos la producción de un libro que contará la historia del diseño en Catamarca. Participaron Armando Corpacci (director provincial de Artesanías y Fábrica de Alfombras), Roberto Brunello (Ministro de Cultura y Turismo de Catamarca), la diputada nacional Silvana Ginocchio y Claudia Galindez (coordinadora de FAC).

-------------------------------------
CRÉDITOS IMÁGENES

Fundación IDA, Fondos Patrimoniales: 1. Política | 3. Noblex | 4. Amancio Williams, donación Leonor Rigau | 5. Exposiciones | 6-7. Edgardo Giménez | 8. Samuel Sánchez de Bustamante | 9. IDI | 10. Dalila Puzzovio | 11-12. Mary Tapia | 13-14. Instituto Torcuato Di Tella | 15-16. Josué Visconti | 17. Wells | 18-20. Alberto Churba | 21-22. Multimedios SRT | 23. Retrato María Laura Carrascal | 24. Retrato Fernando García | 25-35. Fábrica de Alfombras de Catamarca, fotografías César Acevedo, Iván Calindez, Marcelo Luna | 36-37. TRImarchi diseño gráfico | Archivos invitados: 2. Archivo General de la Nación.

-------------------------------------

BIBLIOGRAFÍA
-Carrascal, M. L. (2016), “Tradiciones de la moda folk en Argentina” en El diseño posible. Paradigmas, mercado e identidad del diseño de indumentaria y textil en Argentina, Red Federal Interuniversitaria de Diseño de Indumentaria y Textil, Buenos Aires.
-Devalle, V. (2013). Transformación curricular y política en la enseñanza de la Arquitectura. La materia. XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza.
-Pinto, F. (2019), “Moda joven: de la transgresión pop a la etnia criolla” en Ideas Materiales. Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60. Buenos Aires: Malba e IDA.
-Quiroga, W.; Ruades, J. (2020), Intermitencia. Diseño mendocino, Mendoza: Fundación del Interior.